Comunicados y boletinesGénero y poblacionesNuestra palabra

Familias Emberá a la intemperie

-120 familias pertenecientes a la comunidad Emberá desplazada en Bogotá pasaron la noche en el Parque Tercer Milenio reclamando atención.
-En la mañana de este miércoles, en la Casa de Pensamiento indígena de Bogotá, se reanudarán las negociaciones entre los líderes indígenas, la Subdirección de Asuntos Étnicos del Distrito, la UARIV, la Defensoría del Pueblo, la Personería de Bogotá y la Procuraduría General de la Nación. 
-El próximo 9 de abril, día de las víctimas, la comiunidad Emberá desplazada en Bogotá realizará una marcha pacífica al Concejo con el fin de buscar alternativas a sus peticiones de vivir en condiciones dignas y con sus derechos garantizados.
-La Comunidad de Juristas Akubadaura hace seguimiento permanente al desarrollo de esta situación.

Bogotá D.C., 8 de Abril de 2020. “Queremos tener una casa Emberá en Bogotá para todos y no retornar porque el gobierno puede hablar muy bonito pero después no se acuerda de uno, no cumple”, son las palabras de Claudia Patricia Queragama Pepe, una de las voceras de los pueblos indígenas Emberá Katío y Emberá Chamí, que protestaron este 7 de abril en el parque Tercer Milenio, en la capital del país, para pedir vivienda, alimentación, salud y todos los derechos que les vulneraron cuando fueron desplazados de sus territorios, especialmente del Chocó y Risaralda, por causa del conflicto armado.

De manera presencial y virtual los representantes de la Unidad de Víctimas, de la Alta Consejería, la Defensoría del Pueblo y la subdirección de Asuntos étnicos del Distrito, junto con los voceros de los pueblos indígenas realizaron, por cerca de 5 horas, una reunión que no llegó a ningún acuerdo. “Esta noche dormimos afuera porque nos ofrecen un albergue durante la cuarentena y nosotros queremos que nos ayuden por 6, 10 o más años”, refirió Queragama.

En la reunión se estableció que de las 120 familias que estuvieron en la manifestación pacífica, el Distrito asumirá la protección de cerca de 60, que no están amparadas como desplazados, ni víctimas, ni tienen una “categoría” que les permita recibir apoyos, y las restantes están en la ruta del gobierno nacional, es decir, bajo la condición de desplazamiento. (Vea a continuación parte de la protesta de este martes 7 de abril, con las voces Emberá e institucionalidad)

Esta no es la primera vez que ellos realizan estas peticiones. En septiembre de 2018 la comunidad había solicitado al gobierno nacional, en ese entonces, los seis últimos meses de Santos, respuestas a su situación como víctimas, sin embargo fueron sacados por el Esmad del edificio de la Unidad para las Víctimas.

Esta comunidad ha sido víctima de desplazamiento forzado en distintos momentos. Uno de los desplazamientos más visibles que padeció este pueblo se dio en 2009 cuando 500 Emberá se vieron obligados a salir de sus pueblos ubicados en el Alto Baudó, Chocó, por las amenazas de Los Rastrojos. Otro se dio en 2014, cuando 2700 Emberá huyeron del Alto y Medio Baudó.

Desde 2009 el Estado debía establecer y garantizar planes de salvaguarda para 34 pueblos y entre ellos el Emberá que alcanza 42 mil miembros que se ubican en la Costa Pacífica, Risaralda, Antioquia, Nariño y Cauca, sin embargo todo parece haberse quedado en las buenas intenciones.

FOTOS DE LA JORNADA