Grupo indígena y lugareños firman acuerdo para proteger medios de vida y cultura sostenibles

Mongabay

por Dimitri Selibas el 18 de mayo de 2022 para Mongabay

  • La mayoría de los 600 indígenas Nükak que quedan en Colombia viven en campamentos alrededor de la capital de Guaviare y buscan regresar a su territorio, una reserva amazónica de un millón de hectáreas, como la única forma de sobrevivir y vivir vidas dignas.
  • Un acuerdo de convivencia firmado entre los Nükak y los campesinos locales está acercando a la comunidad indígena a regresar a su territorio y pretende actuar como un recurso provisional para evitar su erradicación cultural.
  • Los Nükak que viven en campamentos sufren altos niveles de desnutrición, infecciones de la piel, diarrea y malestares sociales profundamente arraigados, incluidos altos niveles de consumo de drogas, violencia sexual y depresión.
  • Promover la paz a través del acuerdo de convivencia y prevenir la deforestación están interconectados, dice Patricia Tobón Yagarí de la Comisión de la Verdad de Colombia.

Este artículo fue publicado originalmente por Mongabay. Aquí el contenido completo en su versión original en inglés.

ASENTAMIENTO DE AGUA BONITA, Colombia – Caminar todo el día por la selva para visitar los campamentos de amigos y familiares es lo que más extraña Tumni Abtukaru de la vida antes de que su comunidad, los indígenas Nükak, fueran desalojados de su territorio ancestral.

Al llegar a un campamento, Abtukaru dice que lo recibirían cantando y bailando. Luego bebían chicha, una bebida fermentada hecha de chontaduro, una fruta cogollo de palma, y hablaban hasta altas horas de la noche.

“No dormíamos”, dice Abtukaru.

Ahora, su hogar es un cobertizo en ruinas en el campamento Agua Bonita, a 30 minutos en auto desde la capital departamental de San José del Guaviare en la región amazónica de Colombia.

Después de ser expulsados de sus hogares por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante la guerra civil del país en la década de 1980, las comunidades ven regresar a su territorio, una reserva indígena de un millón de hectáreas (2,47 millones de acres), como la única manera de sobrevivir y vivir vidas dignas.

Alrededor del 40% de la población Nükak, que hasta la guerra no tenía contacto con el mundo exterior, murió dentro de los cinco años posteriores a su desalojo. La mayoría de las personas murieron por exposición a enfermedades como la influenza. La Corte Constitucional de Colombia considera que los 600 nukak restantes están en riesgo de exterminio físico y cultural.

Actualmente, se estima que 120 viven en el resguardo (reserva) indígena y se niegan a irse a pesar del peligro de las disidencias de las FARC en el área, mientras que la mayoría se encuentra en campamentos.

Acercando un paso más su viaje de regreso a casa, un acuerdo de coexistencia recientemente firmado entre los nukak que viven en campamentos y los campesinos locales les brinda a los nukak la oportunidad de vivir sus formas de vida tradicionales.

El acuerdo está destinado a actuar como una posible solución provisional a su erradicación cultural y crear un espacio para abogar por su regreso a su territorio ancestral.

La caída de los guardianes del bosque

Abtukaru sostiene una cerbatana de madera de dos metros que dispara dardos venenosos para cazar monos durante las caminatas por el bosque. Todavía hoy, las personas que viven en campamentos intentan practicar su estilo de vida seminómada de cazar, pescar y recolectar plantas utilizadas para medicina, comida, bebida y tejido.

Según investigaciones de la Universidad Nacional de Colombia, utilizando numerosas plantas y cambiando de lugar constantemente, ya sea para optimizar recursos, encuentros sociales, rituales o intercambio de productos, los Nukak preservaron la cubierta forestal y aumentaron las poblaciones de vida silvestre. Esto se hace en parte mediante la dispersión de semillas de frutas que luego se convierten en una fuente de alimento para aves, roedores y primates locales.

La forma en que los Nükak cultivan especies silvestres es diferente de lo que se ve en las chagras, un jardín de alimentos que se encuentra en otras partes de la Amazonía. A pesar de que hay relativamente pocas fuentes de alimentos disponibles para el consumo humano en la selva tropical, los Nükak crearon formas únicas de cultivo y domesticación que tienden a preservar la integridad ecológica de la selva.

“La presencia del conocimiento agrícola Nükak y su desinterés por cambiar los patrones tradicionales de subsistencia a uno de horticultura intensiva sugiere no solo una convicción de seguir siendo cazadores-recolectores sino también una forma diferente de apreciar la naturaleza y transformarla”, afirma el informe.

Sin embargo, la mayoría de los bosques alrededor de Agua Bonita y los otros 12 asentamientos en las afueras de los centros urbanos de Guaviare se han convertido en pastizales para la cría de ganado.

Esta deforestación es parte de una tendencia más amplia. Guaviare es una de las regiones más deforestadas de Colombia. En 2020, el 16% de la deforestación del país ocurrió en el departamento y llegó a un total de unas 27.469 hectáreas (67.878 acres), según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) de Colombia.

Rocío Caballero, abogada de Akubadaura, un movimiento de abogados indígenas que trabaja con los Nükak desde 2017, le dijo a Mongabay que la deforestación extensiva significa que los nukak en los campamentos no tienen más remedio que aventurarse más lejos para cazar y buscar comida.

Como los Nükak son un pueblo de primer contacto, dice, no tenían una concepción previa del comercio o la propiedad privada. En un caso, el pollo de un campesino fue visto como un animal salvaje, lo que generó un conflicto entre los Nükak y los lugareños.

“Los campesinos dicen que ellos [los Nükak] vinieron y se llevaron sus cosas […] para alimentar a sus hijos y sus familias”, dice Caballero. “Y al mismo tiempo, los Nükak dicen que teníamos un trozo de bosque allí y lo talaste”.

Según Caballero, esto generó más desconfianza entre ambas comunidades ya que los campesinos no permitían que los Nükak ingresaran a sus tierras para cazar, pescar o recolectar plantas. Han habido amenazas de disparar contra individuos Nükak y, en ocasiones, algunos campesinos han disparado al aire para ahuyentar a la gente.

Los que residen en los campamentos luchan por conseguir alimentos y seguir su estilo de vida habitual. Además de la falta de servicios en los campamentos, la comunidad se ve afectada por altos niveles de desnutrición, infecciones de la piel, diarrea, otras enfermedades comunes y malestares sociales, como la pérdida intergeneracional de su conocimiento ancestral.

El camino de regreso a casa

Para aliviar las tensiones interétnicas, los Nükak y los campesinos firmaron un acuerdo de coexistencia en noviembre 2021, facilitado por la Comisión de la Verdad de Colombia. El acuerdo también brindará mayores oportunidades para que los Nükak accedan a los bosques cercanos.

El acuerdo, denominado Tui Chañ As en lengua Nükak (que significa “vivir juntos”), es el primero de este tipo entre campesinos y comunidades indígenas en Colombia.

Los participantes establecieron líneas de trabajo y mesas de diálogo para implementar el acuerdo en base a sus ocho ejes principales, entre ellos proteger el bosque, respetar la autoridad ancestral y reducir la violencia de género.

Aunque no es legalmente vinculante, el acuerdo crea espacios para el diálogo y aboga por la provisión de servicios básicos en los campamentos.

Esneider, líder del consejo de gobierno de Nükak, Mauro Munu, le dijo a Mongabay que esto incluye servicios de vivienda, salud y educación. Mauro Munu aboga por el retorno de los Nükak a su territorio, la revitalización cultural y mayores garantías de los derechos individuales y colectivos.

“Solo el hecho de que se hayan sentado, hablado y logrado ponerse de acuerdo al menos en lo mínimo es un gran paso adelante para un problema que ha estado ocurriendo durante décadas”, dice Tatiana Mendoza Salamanca, asesora climática y forestal de la Embajada de Noruega en Colombia.

El gobierno noruego ha sido un importante partidario de los esfuerzos para implementar el acuerdo de paz de Colombia y detener la deforestación en la Amazonía colombiana. En 2019, con los gobiernos de Alemania y el Reino Unido, renovaron una promesa de $366 millones adicionales para ayudar a combatir la deforestación.

“El acuerdo [de convivencia] combina ambas cosas que celebra la embajada”, dice Salamanca. “Es algo muy relevante en el marco de la cooperación”.

Desde 2017, los Nükak han trabajado con abogados para redactar un plan de retorno que incluía que el gobierno les brindara garantías de seguridad. Sin embargo, Caballero dice que no han visto mucha disposición de los políticos para hacer avanzar el plan. Según el Ministerio de Defensa, esto se debe a la presencia de disidentes de las FARC en el resguardo, lo que hace demasiado peligroso su retorno.

Al igual que la Reserva Natural Nacional Nükak adyacente de 855.000 hectáreas (2,1 millones de acres), la reserva indígena Nukak está plagada de disidentes y minas terrestres.

Caballero le dijo a Mongabay que, aunque a los Nükak no se les ha permitido pasar, se han dado cuenta de que a otras personas se les ha dado permiso para moverse por las áreas ocupadas por disidentes. Hay pastizales para ganado y plantaciones de palma en la reserva indígena Nükak, dijo. Debido a que temen represalias, los lugareños temen decir quién está detrás de la deforestación. Los rumores apuntan a los disidentes, campesinos y ganaderos de otros departamentos colombianos, incluido el Cartel de Sinaloa.

Destrucción del tejido social

La guerra civil de Colombia de más de 50 años entre el gobierno y las FARC dejó más de 260.000 muertos y más de 7 millones de desplazados internos. Guaviare fue especialmente golpeado por la guerra. La continua falta de presencia estatal convirtió al departamento en un punto estratégico para el cultivo de coca por parte de grupos armados ilegales.

Hoy, tanto las comunidades Nükak como las campesinas sufren problemas comunes, como la falta de inversión pública y los severos impactos del conflicto armado, dice Pedro Arenas, exalcalde de San José del Guaviare. Arenas también es cofundador del observatorio de cultivos ilícitos, Viso Mutup, que ayudó a los Nukak con el acuerdo de convivencia.

Según una investigación de la Universidad Nacional de Colombia, los niños Nükak aprenden temprano a observar el bosque y todas sus relaciones ecológicas. Se familiarizan con la diversidad de plantas y animales y pasan horas explorando, jugando, buscando animales y entendiendo el progreso de las frutas o el crecimiento de las hojas a medida que crecen. Sin embargo, hoy en día, esta relación entre los humanos y la naturaleza se ha fracturado.

“Los niños y jóvenes [Nükak] han sido desplazados, algunos desde hace 15, 16 o 17 años”, dice Arenas. “[Ellos] solo conocían los asentamientos”.

“Entonces, es difícil para ellos tener la misma visión romántica que algunos antropólogos que quieren que los nukak regresen al bosque y vivan como lo hacían hasta hace 40 años, caminando en la selva”.

La desconexión de su territorio también significa que a muchos jóvenes nukak no se les enseñan sus prácticas culturales y agrícolas, lo que lleva a la disolución del tejido social de la comunidad.

El Instituto Colombiano de Salud informó que el 77% de los jóvenes Nükak consumen drogas y el 57% reporta depresión y ansiedad. Según una presentación de 2020 a la Comisión de la Verdad, las mujeres y niñas Nükak expresaron altos niveles de violencia sexual persistente.

“Resolver el problema requiere un esfuerzo institucional, sino vamos a seguir repitiendo el ciclo de noticias terribles sobre el Nükak donde la gente lee la noticia, se escandaliza unos minutos y luego se olvida”, dice Patricia Tobón Yagarí, quien lidera el trabajo de la Comisión de la Verdad en la región.

Yagarí le dijo a Mongabay que la promoción de la paz y la prevención de la deforestación están interconectadas.

Formó parte del equipo que redactó el capítulo étnico del acuerdo de paz de Colombia de 2016, firmado entre el gobierno y las FARC. Este acuerdo hizo provisiones específicas para remover urgentemente las minas terrestres del territorio Nükak e implementar una estrategia para devolver a los Nükak a sus tierras.

Si bien la Corte Constitucional ha llamado a las instituciones a cumplir con un plan de salvaguardia para proteger a los Nükak y otros 33 grupos indígenas amenazados por la violencia, el desplazamiento, la producción de cultivos ilícitos y los actores armados, este plan, incluidas las decisiones judiciales y las órdenes judiciales emitidas a lo largo de los años, no se ha implementado.

El gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, ha sido ampliamente criticado por organizaciones de derechos humanos por vacilar en la implementación del acuerdo de paz. El acuerdo de paz también incluye secciones que brindan oportunidades de desarrollo rural a los campesinos, como programas de sustitución de sustancias ilegales (PNIS) y de desarrollo territorial (PDET).

La Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia le dijo a Mongabay en una declaración escrita que el acuerdo de paz brinda oportunidades para la transformación de las regiones afectadas por el conflicto y que el acuerdo de coexistencia puede ayudar a abordar los problemas estructurales que enfrentan ambas comunidades y mejorar sus condiciones.

“No hay oportunidades en estos territorios”, dijo Jaime Edgar Mejía, un campesino del Guaviare que firmó el acuerdo de convivencia.

Hablando en un evento en Bogotá en abril de 2022 sobre el acuerdo de coexistencia, Meijia dijo a la audiencia que los campesinos sentían que su única esperanza descansaba en la comunidad internacional y la Comisión de la Verdad.

“Vinimos aquí para encontrar una solución”, dijo Meijia. Si los representantes gubernamentales no pueden ayudar, dice: “Tendremos que talar más bosque, sembrar más coca y nuestros jóvenes tendrán que seguir […] uniéndose a los grupos armados ilegales”.