Comunidades étnicas en crisis humanitaria

Derechos bioculturales

En menos de 50 días las comunidades indígenas del Chocó, particularmente del Medio San Juan, han sido víctimas de artefactos explosivos, confinamiento, secuestros, asesinatos, amenazas, desplazamientos y vulneración a su libertad de expresión. El resultado, en este corto tiempo, es de seis personas asesinadas y una persona herida, todos pertenecientes a comunidades étnicas Afro e Indígenas.

Ante esta situación, la Mesa de Diálogo y Concertación de los pueblos indígenas del Chocó repudia los actos que han venido ocurriendo de manera reiterada y sistemática, en contra del derecho a la vida y la armonía de las comunidades indígenas del San Juan, hoy en situación de desplazamiento, confinamiento y terror. Se requiere de manera urgente el cese de la violencia y la exclusión de la población étnica en las confrontaciones que se dan en el territorio. Exigimos el respeto por los derechos de las comunidades, sus autonomías, gobiernos propios y garantías para vivir en paz dentro de los territorios ancestrales, el retorno a la paz, así como la implementación de una ruta de protección colectiva.

Dentro de los hechos que llevan a esta exigencia el más reciente se presentó en la mañana del miércoles 9 de enero cuando fue asesinado el profesor, líder indígena del pueblo Wounaan, ex concejal y defensor de derechos humanos:Luis Chamapuro. El líder fue encontrado sin vida después de seis días secuestrado por un grupo armado ilegal. El mismo día, en horas de la tarde, Daver Carpio Puchicama, un joven de 21 años fue víctima de un artefacto explosivo, mientras se dirigía a la comunidad donde se realizaba el velorio del Chamapuro.

En días anteriores, otras tres personas, entre ellas una Mayora Embera, murieron como consecuencia de la explosión de una minas antipersonal MAP sembradas en el territorio. En este periodo de tiempo también falleció un menor de edad tras no poder recibir atención médica oportuna ante la exigencia de los armados de impedir la movilidad de la población en el territorio. También los pueblos Afrocolombianos de la zona han reportado el asesinato de al menos dos personas y el desplazamiento de varias de sus comunidades. 

De acuerdo con cifras del Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, entre enero y septiembre de 2021 se registraron en 13 departamentos de Colombia 378 víctimas de artefactos explosivos, de ellos 28 víctimas fueron en el Chocó.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo emitió cuatro alertas tempranas en los últimos tres años buscando acciones de prevención y protección de la población sin que hasta la fecha se haya logrado garantizar el derecho a la vida de estas comunidades. A los pueblos indígenas del Chocó los amenaza la extinción física y cultural pese a que esta situación fue advertida por la Corte Constitucional desde el auto 004 de 2009.

La comunidad de Juristas Akubadaura se solidariza con las comunidades afectadas y rechaza la violencia, la violación a los Derecho Internación Humanitario de la que son victimas, los asesinatos, el confinamiento, la siembra de Minas Antipersonal y municiones sin explotar, el riesgo de desplazamientos forzados, las amenazas y la zozobra permanente que viven las comunidades del Medio San Juan en el departamento del Chocó. Exigimos al Estado colombiano a nivel nacional y regional cumplir la Sentencia T 025 de 2004, Auto 004 de 2009, y el Acuerdo de Paz y su Capitulo Étnico; verificar en territorio y hacer seguimiento a la situación de las comunidades, concertar y garantizar rutas de protección colectivas, e implementar de manera urgente las garantías de pervivencia solicitadas por las comunidades, como el Acuerdo Humanitario ¡ya!, para el respeto a la vida y al territorio.